Recomendaciones útiles que te ayudarán a elegir un buen pediatra

La tarea de elegir un pediatra no es tan sencilla como parece. Piensa que será la persona en la cual vas a confiar la salud de tu hijo y a la cual vas a acudir cada vez que surjan problemas.

Debes de hacerlo minuciosamente y evitar que las urgencias te lleven a escoger el menos apropiado. Para ello debes empezar la búsqueda antes de que realmente tengas la necesidad. ¿Quieres saber cómo? Aquí unas recomendaciones para elegir un buen pediatra

 

Busca opiniones y recomendaciones online

Antiguamente se solía pedir consejo a un familiar o amigo para que te recomendaran un buen doctor. Hoy en día, gracias a las nuevas tecnologías y a la facilidad de acceso a la información, el campo de consulta se ha expandido. Webs, foros y plataformas como la nuestra sirven de punto de encuentro para miles de pacientes donde éstos opinan sobre sus doctores y recomiendan aquellos que realmente lo merecen, por lo que la elección del pediatra se hace mucho más fácil y fiable al contrastar con más fuentes.

 

Comprueba la disponibilidad del pediatra

La especialidad de pediatría es una de las más demandadas, lo que deriva en mayor tiempo de espera para poder ser atendido por un especialista. En el caso de decantarte por un pediatra del sector público, debes tener en consideración que éste atenderá a la vez a un mayor número de pacientes. Ten presente que una una enfermedad aparece sin previo aviso, por lo que una rápida atención del pediatra es de vital importancia.  

En la web del Instituto Nacional de Pediatría de México podéis encontrar datos al respecto.

 

La comunicación debe ser fluida

El pediatra que elijas debe de ser capaz de responder a todas tus preguntas y tener la paciencia y empatía necesaria para resolverlas. Si el pediatra no es capaz, bajo un punto de vista profesional, de explicarte como cuidar a tu hijo, todo hace pensar que éste no será el indicado. Intentar minimizar el tiempo de visita sin justificación razonable, la impaciencia o una actitud arrogante con el niño o los padres son otros factores que te harán descartar a ese pediatra.

El doctor debe ser capaz de ganarse la confianza de tu hijo. Por lo general los niños tienen cierto miedo a las visitas médicas, por lo que es muy importante que el pediatra haga sentir al niño cómodo durante la consulta y evite así posibles situaciones de estrés en el pequeño.

 

El pediatra debe ser competente

Este es el factor de mayor dificultad de los que exponemos debido a que gran parte de los pacientes no tienen los conocimientos sobre medicina necesarios para evaluar las competencias del pediatra con objetividad. Para ello lo que recomendamos en este caso es pedir la opinión de otro doctor especialista. Un pediatra o cualquier doctor competente goza del respeto y el reconocimiento del colectivo médico, además entre colegas es practica común que se recomienden unos a otros cuando realmente lo merecen.

Si tienes dudas acerca de la praxis de un doctor siempre es mejor contrastar cualquier tipo de información referente a  enfermedades o tratamientos con otro especialista antes que con usuarios de la red.

 

La impresión y la experiencia debe ser positiva

Aunque la pared del doctor esté llena de títulos y diplomas, éstos no serán suficiente motivo para ganarse tu confianza. Si ya elegiste un pediatra pero cuando estás en plena visita sientes que no hay conexión y que deseas finalizar cuanto antes la cita, da por seguro que tu elección no fue la acertada. Generalmente la confianza tiene mayor peso que los conocimientos del doctor, ya que sin confianza nunca podrás establecer una relación plena y que pueda mantenerse con el transcurso del tiempo.

Comentarios: (0)